28 ene. 2008

Nosotros también debemos regocijarnos en el momento

"¿Has visto, a la luz del amanecer, un capullo de rosa con una gota de rocío brillando bajo los suaves rayos del sol, casi como una perla , y el capullo de rosa bailando en el viento? ....

El momento es precioso , es un momento de danza.

Esta danza no va a traer dinero, esta danza no va a traer fama, esta danza no hará respetable a la rosa. Esta danza no es para que la vea nadie, no está esperando que lo aplauda una audiencia . Esta danza es un valor en sí misma; es una alegría sin propósito, sin significado. No es una comodidad.

Eso es lo que hay en común entre nosotros y el capullo de rosa. Nosotros también debemos regocijarnos en el momento. También debemos bailar en el sol, en el viento, en la lluvia, y la danza misma es la recompensa...

Cuando yo era estudiante en la Universidad, solía levantarme temprano, a las tres de la mañana. La universidad en la que estaba se hallaba rodeada de montañas, y a las tres de la mañana, los caminos estaban vacíos, sin tráfico. Solía entonces correr algunas millas.

Lenta, lentamente, los estudiantes comenzaron a preguntar: "¿Cuál es el propósito de esto?"

Dije: "¿Propósitos? Es tan alegre andar al viento, en la noche silenciosa llena de estrellas, sin tránsito en los caminos, los árboles están profundamente dormidos a ambos lados del camino. Es un mundo de hadas, y bailar con el viento..."

Unos pocos se interesaron a partir de la curiosidad: "Iré por lo menos un día". Lenta, lentamente un grupo de casi dos docenas de estudiantes comenzaron a bailar por esos caminos..."


Osho, Zarathustra, un Dios que puede bailar
http://osho-maestro.blogspot.com/