29 ene. 2008

Una vez que comprendes que cambiar el mundo entero no es responsabilidad tuya, lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo

"…. siempre piensas: “Todo el mundo está equivocado, y si pudiera cambiarlo sería feliz”. No serás feliz nunca, no puedes ser feliz; esta es la base de la desdicha. Una vez que comprendes que cambiar el mundo entero no es responsabilidad tuya, lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo.

Bayazid, un místico sufí, escribió en su biografía: “Cuando yo era joven pensaba y le decía a Dios: “Dame fuerza para cambiar el mundo entero”, y esto era la base de todas mis oraciones. Me parecía que el mundo entero estaba equivocado. Yo era un revolucionario y quería cambiar la faz de la tierra.

“Cuando me hice un poco más maduro empecé a rezar: “Por lo visto eso es demasiado. Se me está yendo la vida de las manos; ya se me ha ido casi la mitad y no he cambiado ni a una sola persona, qué decir del mundo entero”. Así que le dije a Dios: “Con mi familia será suficiente. Déjame cambiar a mi familia”.

“Y cuando me hice viejo, me di cuenta de que hasta mi familia era mucho pedir, además ¿quién soy yo para cambiar a nadie?. Entonces me di cuenta de que si me pudiera cambiar a mí mismo sería suficiente, más que suficiente. Le recé a Dios: “Ahora he llegado a la verdadera cuestión. Al menos permíteme hacer esto: me gustaría cambiarme a mí mismo”.

“Y Dios contestó: “Ahora ya no queda tiempo. Esto lo tenías que haber pedido al principio. Entonces todavía había una posibilidad”. Todo el mundo pide esto al final. El que lo pide al principio, ha entendido la naturaleza de las cosas. Éste comprende que aún cambiar uno mismo no es una tarea fácil. Eres todo un mundo dentro de ti; llevas en ti el mundo entero. Eres todo un universo, no una cosa pequeña; si este cambio puede ocurrir lo habrás conseguido".


Osho, El libro de la nada
http://osho-maestro.blogspot.com