25 ago. 2009

Al primer tipo de amor se le tendría que llamar sexo. Al segundo tipo...amor. Al tercero...estado amoroso

"Existen tres niveles en el humano individual: su fisiología, el cuerpo; su psicología, la mente; y su ser, su eterna presencia. El amor puede existir en todos los tres planos, pero sus cualidades serán diferentes. En el plano de la fisiología, el cuerpo, es simplemente sexualidad. Puedes llamarlo amor, porque la palabra 'amor' parece ser poética, hermosa. Pero, el noventa y nueve por ciento de las personas llaman a su sexo, amor. El sexo es biológico, psicológico. Tu química, tus hormonas, todo lo material hace parte de él.

Te enamoras de una mujer o de un hombre. ¿Puedes describir exáctamente, porqué esta mujer te atrajo? Con seguridad tú no puedes ver su ser; no has visto tu propio ser todavía. Tampoco puedes ver su psicología, porque leer en la mente de otro no es un asunto fácil. Así que, ¿qué has encontrado en la mujer? Algo en tu fisiología, en tu química, en tus hormonas, se ve atraído por las hormonas de la mujer, su fisiología, su química. Este no es un asunto de amor; es un asunto de química.

Piénsalo simplemente: la mujer de la que te has enamorado va al médico, se hace cambiar de sexo, empieza a tener barba y bigotes. Aún así, ¿seguirías amándola? Nada ha cambiado, sólo la química, las hormonas. ¿A dónde ha ido a parar tu amor?...

Recuerda esto como una regla básica: No puedes ver más allá del estado en el que vives. Si vives en tu cuerpo, si piensas que sólo eres tu cuerpo, sólo puedes sentirte atraído por el cuerpo de alguien. Éste es el estado fisiológico del amor. Pero un músico, un pintor, un poeta, vive en un plano diferente. Él no piensa, él siente. Y, debido a que vive en su corazón, puede sentir el corazón de otra persona. A eso se le llama ordinariamente, amor. Es algo raro. Lo estoy diciendo sólo para un uno por ciento, tal vez; de tanto en tanto.

¿Por qué hay tanta gente que no pasa al segundo plano, dado que es tremendamente hermoso? No obstante, hay un problema: Todo lo que es muy hermoso también es muy delicado. No es como una máquina, está hecho de un cristal muy frágil. Y, una vez que un espejo se cae y se rompe, no hay forma de recomponerlo. La gente tiene mucho miedo de involucrarse hasta alcanzar los estratos delicados del amor, porque en tal estado el amor es tremendamente hermoso, pero también tremendamente cambiante.

Los sentimientos no son piedras, son como las rosas. Es mejor tener una rosa de plástico, porque siempre estará ahí, y cada día puedes regarla y estará fresca. Puedes ponerle un poco de perfume francés. Si se va el color, puedes pintarla nuevamente. El plástico es una de las cosas más indestructibles en el mundo. Es estable, permanente; por eso la gente se queda en lo fisiológico. Es superficial, pero estable.

Se sabe de los poetas, se sabe de los artistas, que se enamoran casi cada día. Su amor es como una rosa. Mientras está ahí es muy fragante, muy vivo, danza en el viento, en la lluvia, en el sol, afirmando su belleza. Pero, al atardecer puede que se haya ido, y no puedes hacer nada para impedirlo. El amor más profundo del corazón es como una brisa que viene a tu habitación; trae su frescura, su tranquilidad, y luego se va. No puedes atrapar el viento en el puño...

Al primer tipo de amor se le tendría que llamar sexo. Al segundo tipo de amor se le tendría que llamar amor. Al tercero se le tendría que llamar estado amoroso -es una cualidad, no dirigida- no posesivo, y que no permite ser poseído por nadie. Esta cualidad de amor es una revolución radical tal, que incluso concebirla es muy difícil..."

Osho, From Death to Deathlessness (www.osho.com)
http://osho-maestro.blogspot.com/