1 ago. 2009

Dios está allí donde hay vida, donde hay danza...

"Las personas que están buscando a Dios son casi siempre personas serias. Las personas no-serias no se interesan en Dios; ¡y son justamente las personas adecuadas para encontrarlo! Están demasiado ocupadas en la vida, en el amor, en disfrutar las pequeñas cosas como comer, beber, ser felices, viven en el mundo. No van al templo o a la iglesia, les parece algo demasiado serio y que pertenece a la muerte no a la vida.

Sin embargo, las personas festivas son las personas adecuadas, las que pueden alcanzar a Dios. Pero esa es la desgracia, que nunca se interesan en eso. Las personas que se interesan en eso siempre están deprimidas, tristes, bloqueadas. Son personas que, en cierto modo, han desperdiciado sus vidas: son egoístas, moralistas, puritanos, toda clase de enfermos. Van a la iglesia y, por su culpa, Dios no puede entrar en la iglesia. Comprendo la dificultad de Dios, porque, ¿qué puede hacer con la gente seria? ¡Te matarán!

Dios está allí donde hay vida, donde hay danza, donde florecen las flores, donde fluyen los ríos, y en el mundo de las estrellas. Allí está Él, en la vida. Dios es vida. Puedes olvidar la palabra Dios y no perderás nada, la palabra vida es suficiente. Y cuando digo vida, no quiero decir vida con V mayúscula, no, bastará con v minúscula. Una simple vida, ni siquiera con V mayúscula. Esa vida es Dios".

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/