2 ago. 2009

¿Qué debe dar un padre o una madre como don para sus hijos?

"Nacen dos chicos: uno es bueno, el otro es malo. ¿Por qué llamas a uno bueno y al otro malo? ¿Es la realidad o es tu interpretación? ¿Cuál es el bueno, y por qué? Si el niño es obediente, es el bueno; si es desobediente, es malo. El que te sigue es bueno, el que se resiste es malo... Ésta es tu interpretación. No dices nada acerca de los chicos; sólo dices algo acerca de tu mentalidad.

¿Por qué son buenos los obedientes? De hecho, nunca fueron brillantes, nunca fueron muy radiantes, siempre fueron aburridos. Ningún niño obediente fue un científico brillante ni un gran hombre religioso, ni un gran poeta... Sólo los desobedientes resultaron grandes inventores, creadores; sólo el rebelde supera lo viejo y accede a lo nuevo y a lo desconocido.

Pero, ante el yo de los padres, el obediente parece el bueno, porque fortalece el yo. Cuando, digas lo que digas, tu hijo te sigue, te sientes bien. Cuando tu hijo se resiste y se niega, te sientes mal.

Pero un niño verdaderamente vivo será rebelde. ¿Por qué tendría que seguirte? ¿Quién eres? ¿Por qué debería seguirte simplemente por ser un padre? ¿Qué has hecho para ser un padre? Sólo has sido un medio, y esto también en forma muy inconsciente...

¿Qué es tu vida? ¿A dónde has llegado? ¿Qué sabiduría has obtenido para que el niño deba seguirte y decir que sí a todo lo que le pidas? Un padre sería consciente de esto; no le impondría nada al hijo. Más bien, le permitiría ser él mismo, lo ayudaría a ser él mismo. Le daría libertad al hijo porque, si ha aprendido algo, debe saber que el interior sólo madura a través de la libertad. Si ha tenido alguna experiencia en su vida, sabe bien que esa experiencia requiere de libertad. Cuanta más libertad, tanto más rica será la experiencia. Con menos libertad, no habrá posibilidad de experiencia. Si no hay ninguna libertad, puedes tener experiencias prestadas, imitaciones, sombras, pero nunca algo real, jamás lo auténtico.

Dar origen a un niño implicará darle más y más libertad, hacerlo cada vez más independiente, permitirle acercarse a lo desconocido, a donde tú nunca has llegado. Debe superarte, debe llevarte la delantera, debe sobrepasar todos los límites con los que te has encontrado...

El espíritu necesita libertad: crece en libertad; únicamente en ella. Si realmente eres un padre, te alegrarás si tu hijo es rebelde, porque a ningún padre le gustaría dar muerte al espíritu de su hijo...

Entonces, ¿qué debe dar un padre o una madre como don para sus hijos? Sólo conciencia. Hacer a los hijos más conscientes. Darles libertad y decirles que estén atentos y se muevan con libertad; que, aún cuando tengan que equivocarse, no teman, pues en la vida también se aprende de los errores; entonces, que no teman, que errar es humano".

Osho, Mi camino. El camino de las nubes blancas
http://osho-maestro.blogspot.com/