30 ago. 2009

Ser responsable significa hacer el trabajo conscientemente, con amor

La siguiente persona que se acerca es una mujer que trabaja en Ginebra como economista para las Naciones Unidas.

No sé si debería estar aquí en Puna contigo o en Ginebra con mi trabajo. Me pregunto si no tengo las prioridades adecuadas en cuanto a sentirme responsable con mi trabajo

"No, siéntete responsable, no hace falta que lo conviertas en una carga o en una tensión, hay que sentirse siempre responsable, se haga lo que se haga. No importa si el trabajo va a ser útil o no, porque el mero hecho de sentirse responsable por algo hace que madures...

Sentirse responsable no tiene nada que ver con los demás, no es un deber. No es que estés tratando de probar algo, o que toda tu vida dependa de eso. En absoluto. La responsabilidad no es más que una auténtica sinceridad, de modo que, hagas lo que hagas, lo haces con todo tu corazón. Cuando uno hace algo, lo debería hacer plenamente, de ese modo se convierte en una meditación.

Si haces algo de forma irresponsable, estás desperdiciando una oportunidad de ser meditativo. Puedes trabajar seis horas en la oficina y hacerlo de forma indiferente. Lo que me preocupa no es que el trabajo sufra las consecuencias o no. Es probable que sea un trabajo inútil, ya que casi el 90% del trabajo gubernamental es inútil, y el de las Naciones Unidas es inútil al cien por cien, así que la cuestión no es esa.

... Ser responsable significa hacer el trabajo conscientemente, con amor. Hazlo de forma tan total que esas seis horas se conviertan en ti en una conciencia aguda e intensa, y que luego lleves esa conciencia a otras partes de tu vida. Poco a poco, tu vida se convertirá en una vida de respuesta, de viveza.

La palabra responsabilidad es muy bella, significa vivo. Un hombre muerto no es responsable. Si te encuentras a un muerto tirado en medio de tu camino y le preguntas el porqué, no te responderá. No es responsable, ahora ya no es responsable ante nadie. Cuando eres responsable, cobras vida.

Así que, como podrás ver, yo no hago hincapié en el trabajo sino en ti.

Gurdjieff solía decir a sus discípulos que hicieran trabajos estúpidos y absurdos y que fueran responsables. Por ejemplo, le decía a un discípulo que cavara un hoyo. El discípulo se pasaba todo el día cavando; era un trabajo duro y el discípulo estaba sudando. Por la tarde, Gurdjieff le decía que lo volviera a tapar otra vez, así que tenía que volver a echar toda la tierra en el hoyo.

Al día siguiente, Gurdjieff le decía otra vez que cavara otro hoyo. El discípulo se preguntaba qué ocurriría esta vez, pero, de nuevo, por la tarde, Gurdjieff le decía que volviera a tapar el hoyo.

¡Y solía decir que había que ser responsable! Lo que Gurdjieff estaba intentando decir es que, si buscas la utilidad, toda la vida es inútil. No es más que cavar hoyos y volverlos a tapar. Todos los días comer, y volverlo a expulsar, llena el agujero del estómago y luego vacíalo. Cada noche irse a dormir, y por la mañana levantarse de nuevo. Y así continuamente hasta que un día uno se muere.

Es todo así, pero Gurdjieff dice que eso no es lo importante. Dice que se haga el trabajo de la manera más responsable posible, como si de ello dependieran muchas cosas, que se haga con actitud muy vigilante. Sólo dejaba que una persona dejara de hacer ese trabajo estúpido cuando veía que se había vuelto responsable. Puede que a veces le llevara meses; durante tres meses una persona no hacía más que cavar y volver a tapar un hoyo. A veces había gente que huía de Gurdjieff porque era una locura, sabías desde el principio que era inútil.

Pero si continuabas haciéndolo, poco a poco surgía una gran belleza. El hoyo se volvía irrelevante, el foco estaba ahora en la conciencia. Al hacerlo con amor, te ibas olvidando poco a poco del fin: te limitabas a disfrutar del momento.

La responsabilidad significa estar vivo en este momento, hagas lo que hagas..."

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/