10 ago. 2009

Si podemos aceptarnos los unos a los otros como hechos... la vida se transforma, en este mismo momento, en un paraíso

"Cuando no les impones nada,
¿cómo puede ser uno obediente
y el otro desobediente?
Todo el fenómeno desaparece.
Entonces, aceptas al otro
(al hijo, a la mujer, al marido, al amigo)
tal como es, como un hecho.
Si podemos aceptarnos
los unos a los otros como hechos,
sin deberes ni obligaciones,
sin buenos ni malos,
la vida se transforma,
en este mismo momento,
en un paraíso".

Osho, Mi camino. El camino de las nubes blancas
http://osho-maestro.blogspot.com/