12 may. 2014

Cada niño tiene que ser respetado como alguien único

"...no debe haber nunca ninguna ambición, ni ninguna comparación. Nunca compares a un niño con otro diciendo: "Mira, ¡el otro ha hecho una pintura mejor! ..."  Eso es feo, violento, des­tructivo. Estás destruyendo a ambos niños. Al que le dices que ha hecho una pintura mejor comienza a tener la idea del ego, la su­perioridad, y aquel que ha sido censurado se empieza a sentir infe­rior. Y estas son enfermedades --superioridad e inferioridad--, ¡por eso nunca compares!

Os resultará complicado a ti y a otros profesores porque la com­paración está muy metida en nosotros. Nunca compares. Cada niño tiene que ser respetado por sí mismo. Cada niño tiene que ser respetado como alguien único".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/