15 may. 2014

La meditación debe acompañarte todo el día como una sombra, una paz, un silencio, una relajación.

          "...para mí la meditación debe ser más bien como la respiración y no sentarte durante una hora. La meditación debe acompañarte todo el día como una sombra, una paz, un silencio, una relajación. Cuando trabajes, ubícate totalmente dentro, tanto que no haya energía que se deje a la mente para tejer pensamientos. Y te sorprenderá de que tu trabajo, sin importar cuál sea, se convertirá en una meditación... no identifiques sentarse con la meditación. Caminando meditas, trabajando, meditas, algunas veces sentado en silencio o acostado en tu cama meditas: la meditación se convierte en tu compañía constante.
          Y como puede volverse una compañía constante la llamo atestiguamiento.
          Continúa atestiguando lo que sucede. Caminando, sentado o comiendo atestigua, y te sorprenderás de que cuanto más atestigües mejor podrás hacer las cosas, porque estarás sin tensión; la calidad de las cosas cambiará".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/