31 may. 2014

Cuando el hombre realmente sea libre para jugar y no tenga que trabajar, surgirá una enorme creatividad. La gente dibujará, tocará, bailará, escribirá poemas y meditará. Toda su energía podrá volar muy alto.

          "Yo soy completamente partidario de la ciencia. Mi visión no está en contra de la ciencia, sino que la integra. Creo en el mundo científico. Y, a través de la ciencia, la religión del hombre se volverá más grande, mucho más grande, porque cuando el hombre realmente sea libre para jugar y no tenga que trabajar, surgirá una enorme creatividad. La gente dibujará, tocará, bailará, escribirá poemas y meditará. Toda su energía podrá volar muy alto.
          Sólo una pequeña parte de la humanidad ha sido creativa porque el resto se ha visto obligado a hacer cosas inútiles,  que las máquinas pueden hacer más fácilmente y sin necesidad de molestar a nadie. Hay millones de personas que pasan toda su vida trabajando. Su vida sólo consiste en transpirar, pero sin inspiración. Es horrible, no debería ser así. Y ahora, por primera vez, esto es posible.
          Imagínate... si toda la humanidad se liberase de la prisión del trabajo; la energía empezaría a tomar nuevas direcciones. Las personas se convertirían en aventureros, exploradores, científicos, músicos, poetas, pintores, bailarines, meditadores. Es inevitable porque la energía necesita tener un cauce de expresión. Florecerán como budas millones de personas".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad