3 ene. 2015

El ego es comparativo, y eso es lo que lo hace horrible y desagradable.

          "El respeto por uno mismo y el orgullo es algo propio de la naturaleza humana. Constituyen tu dignidad. Significan que te aceptas como eres.
          El ego es comparación.
          El respeto por uno mismo y el orgullo no comparan; esta es la diferencia básica.
          El ego siempre está comparando: soy superior a los demás, soy mejor que tú, más alto que tú, más religioso que tú, yo soy un santo y tú eres un pecador. Sea cual sea el motivo, siempre te comparas con otro poniéndote por encima de él. De esta manera se va formando el ego.
          Pero el orgullo no compara, no dice nada acerca de los demás. Simplemente dice: me respeto, me amo, me siento orgulloso de ser como soy, de estar en esta maravillosa existencia. No dice nada de los demás. Con la comparación comienza un horrible juego...
          El ego es comparativo, y eso es lo que lo hace horrible y desagradable. La propia idea de "Yo soy superior a ti", por el motivo que sea, es inhumana.
          Pero sentirte orgulloso de ti mismo no hace inferior a nadie. En realidad, muestra que el otro también debería estar orgulloso de sí mismo, debería respetarse.
          Yo estoy en contra del ego, pero no estoy en contra del orgullo o el respeto por uno mismo. Son las cualidades humanas más importantes".

OSHO, Antes del amanecer. Un nuevo día te está esperando.
http://osho-maestro.blogspot.com/