9 ene. 2015

Yo soy completamente feliz. No me importa ser famoso o conocido.

          "Sephalie, una sannyasin de casi setenta años, me repite constantemente: "Me sorprende. Me siento tan joven que nadie me cree".  El otro día me escribió: "No lo creen ni los sanyasins. Intentan ayudarme pensando que soy una anciana. Son muy amables conmigo, pero a veces me molesta porque ¡yo me siento joven! No siento la edad que tengo en absoluto. Mi cuerpo podrá estar viejo, pero no me ven a mí, y yo no soy el cuerpo".  Tiene razón...
          Las personas que están en mi presencia, aunque sean mayores, no lo son en el sentido ordinario, todos son jóvenes...
          Una persona original no puede satisfacer tus condiciones porque todo el respeto que tú puedas dispensarle no lo necesita para nada. Es dichoso; ¿para qué necesita tu reconocimiento? El reconocimiento es un sustituto. Sólo las personas miserables aspiran al reconocimiento; a las personas dichosas nunca les ha preocupado en lo más mínimo.
          Yo soy completamente feliz. No me importa ser famoso o conocido. Para mí no tiene ningún sentido, de manera que no voy a satisfacer tus expectativas...
          La vieja mente siempre está vanagloriándose, como si la vejez tuviese un inmenso valor. La vejez sólo significa que has ido acumulando trastos. Una persona que realmente está viva siempre se mantiene joven, incluso en el momento de su muerte.
          Por ejemplo, cuando muera Sephalie seguirá estando joven y fresca, como una rosa recién florecida. La llamo Sephalie porque este es el nombre de una hermosa flor. Morirá como mueren las gotas frescas de rocío al amanecer.
          Mi gente deberá vivir y morir rejuvenecida. Deberán mantenerse constantemente jóvenes. Y la única forma de mantenerte joven es muriendo al pasado, descartando lo viejo, ir desechando todos los conocimientos acumulados para estar siempre en un estado de no saber".

Osho, Ven otra vez, ven. Celebrando la alegría de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/