9 ene. 2015

No te preocupes de lo que digan los demás, no tiene importancia. Lo único que importa es tu felicidad interna, tu paz, tu silencio...

          "Todo el mundo ha tratado de hacer felices a los demás, ¿y ves el resultado?  Todo el mundo es infeliz.
          Yo te enseño a ser feliz, no a hacer felices a los demás. Si en tu felicidad hay verdad y vitalidad, se extenderá y de ese modo ayudarás a ser felices a los demás. Pero el criterio de tu vida no debería ser ese; ese no debería ser tu ideal de vida. Tú quieres hacer felices a los demás, y los demás te hacen feliz a ti y a otros, pero todo el mundo es infeliz porque todos fingen.
          Sólo hay una manera de ser feliz  --no hay dos maneras--, y es ser auténticamente tú. De ese modo empezará a fluir la fuente de la felicidad... y todo el mundo estará más despierto, será una alegría verlos y estar con ellos, serán una canción, una danza. Aunque no estén bailando para recibir la aprobación de nadie, sólo lo hacen porque rebosan alegría, surge de su propia felicidad...
          Este mundo es muy extraño y está loco. Todo el mundo vive una vida falsa para ser reconocido por los demás, para que le aplaudan. Todo el mundo está deseando ser el foco de atención...
          Pero el mundo no se fija en el ser interno. No se fija en tu inteligencia, en tu talento, en tu creatividad o en tu potencial. Simplemente se fija en lo exterior, en la personalidad superficial...; sólo tienes que comprender que no necesitas la atención de nadie, sino al contrario, lo único que necesitas es estar profundamente contento contigo mismo. Y eso sólo es posible si eres verdadero.
          No te preocupes de lo que digan los demás, no tiene importancia. Lo único que importa es tu felicidad interna, tu paz, tu silencio y, por último, que seas consciente de tu vida eterna".

OSHO, Antes del amanecer. Un nuevo día te está esperando.
http://osho-maestro.blogspot.com/