19 feb. 2017

No hay pecado en el sexo. Cuando lo vives intensamente con el tiempo lo trasciendes.

Pregunta:

Amado Osho,

¿Tenemos que trascender el sexo antes de iluminarnos?

Respuesta de Osho:

"No tienes que trascender nada. Tienes que vivir todo lo que sea natural para ti, y vivirlo plenamente, sin inhibición, alegremente, estéticamente. Simplemente por vivirlo con profundidad, la trascendencia vendrá...

Vívelo plenamente, sin condena, sin que la religión interfiera con tu vida. Vívelo con naturalidad, intensamente, totalmente, y la trascendencia vendrá. No es algo que hagas, es algo que ocurre. Y cuando viene por sí misma, no hay represión, no hay antagonismo...

La trascendencia significa que a partir de ese momento toda adicción desaparece: puedes ir y puedes no ir. No estás a favor ni en contra.

Puede que fumes. La trascendencia no significa que de vez en cuando no puedas fumarte un cigarrillo con tus amigos. No creo que fumar un cigarrillo de vez en cuando destruya tu espiritualidad. Y si la destruye, entonces esa espiritualidad no merece la pena...

La trascendencia es un estado de no-adicción..., como el juego de un niño. No hay pecado en el sexo. Cuando lo vives intensamente con el tiempo lo trasciendes, de la misma forma que trasciendes jugar a tenis. Un día lo arrojas lejos de ti: "¡Ya basta!" Trasciendes el fútbol, trasciendes todo tipo de cosas y nadie te llama santo por eso.

Para mí la trascendencia es producto de la experiencia. Ves la inutilidad de algo y dejas atrás la adicción. Entonces, de vez en cuando, para cambiar, si quieres fumar no le veo nada malo; si quieres hacer el amor no le veo nada malo. El daño lo produce la adicción, no el acto mismo. Y la trascendencia no tiene que ver con el acto; la trascendencia tiene que ver con la adicción.

Y estar completamente libre de adicciones supone una gran libertad".

Osho, Más allá de la psicología