2 feb. 2017

Todo el secreto consiste en ser testigo de la mente.

“La manera en que los niños son educados es la causa de toda esta miseria. Ningún niño es aceptado como es. Le recompensan si sigue las indicaciones de los padres, los profesores, los ancianos. Esas instrucciones pueden ir contra su naturaleza, porque esas indicaciones no fueron hechas por él o para él. Cinco mil años antes alguien creó esos principios, y todavía se están utilizando para educar a los niños.

Naturalmente, cada niño es desplazado. No está en su propio ser. No es él mismo; es alguien diferente. Ese alguien más te es dado por la sociedad, por los otros….

Tu mente no es tu mente. Tu mente es sólo un agente de la multitud a la que perteneces. No está a tu servicio; está al servicio de la multitud. La multitud ha puesto un detective en tu mente que te va forzando, aunque estés solo, a actuar de acuerdo a las reglas.

Todo el secreto consiste en ser testigo de la mente; permite tu naturaleza y dile claramente a la mente: No me perteneces. Llegué al mundo sin ti. Tú me fuiste dada después por la educación, como ejemplo. Eres un extranjero; no eres parte de mi naturaleza. Así que al menos cuando estoy solo, déjame en paz.

Tienes que aprender a decirle a la mente, ¡Cállate!, y permitirle a tu naturaleza entera libertad…

Mis sannyasins tienen que hacer una clara distinción. La mente es parte de la sociedad, no parte de ti. Lo que es parte de ti es el estar alerta, tu conciencia, el ser testigo. Entonces puedes estar solo e inmensamente feliz. De hecho, únicamente puedes ser feliz cuando estás solo.

Quien sabe cómo estar extático estando solo, puede estar solo entre la multitud. ¿Quién va a descubrir que dentro estás centrado totalmente en tu atestiguar, y la mente no te incomoda en absoluto?

Toma sólo un poco de tiempo pero a medida que te vas desidentificando con la mente, la mente pierde control sobre ti, y finalmente comienza a desaparecer.

Ése es el principio de la libertad, el nacimiento de un nuevo hombre, el nacimiento de un hombre auténtico. Ahora actuarás partiendo de tu conciencia,  no de tu mente. Actuarás momento-a-momento, viendo la situación con claridad. No hay que preocuparse de qué está mal y qué está bien.

Tu claridad decidirá lo que está bien, tu claridad te llevará hacia lo correcto. Puede no coincidir con lo que es correcto para tu sociedad. Es por eso que la sociedad está asustada y desea poner una mente en ti”.

Osho, From Death to Deathlessness