2 oct. 2010

El amor es un rosal. Uno no quiere las espinas; a uno le gustaría que el rosal fuera todo flores, sin espinas, pero van juntos

Me he enamorado y he sufrido mucho. Incluso después de escucharte no quiero deshacerme del sueño de que mi enamoramiento me conducirá a la felicidad. ¿Cómo puedo trascender este apego tan maravilloso y tan doloroso a la vez?

"El amor es las dos cosas: maravilloso y doloroso, agonía y éxtasis, porque el amor es el encuentro de la tierra y del cielo, de lo conocido y lo desconocido, de lo visible y lo invisible...

Puedo comprender tu problema. Es el problema fundamental de todos los amantes, porque el amor aporta ambas cosas: muchas espinas y muchas flores. Y ambos van juntos. El amor es un rosal. Uno no quiere las espinas; a uno le gustaría que el rosal fuera todo flores, sin espinas, pero van juntos. Son aspectos de la misma energía...

Me dices: "He estado enamorada y he sufrido mucho".

Eso es una bendición. Los verdaderamente pobres son aquellos que nunca se han enamorado y nunca han sufrido. No han vivido en absoluto. Enamorarse y sufrir por amor, es bueno. Es pasar a través del fuego; te purifica, te hace ver, te hace estar más alerta. Este es el reto que tienes que aceptar. Los que no aceptan este reto, seguirán sin tener un centro...

Amas, y ama más profundamente. Sufre, y sufre más profundamente. Ama totalmente y sufre totalmente, porque ésta es la manera en que el oro impuro pasa por el fuego y se convierte en oro puro.

No te estoy diciendo que escapes de tus amores; profundiza en ellos. Ayudo a mis sannyasins a que se adentren en el amor porque sé que el amor, en último término, falla. Y a menos que sepan por propia experiencia que el amor, en último término, fracasa, su búsqueda hacia Dios seguirá siendo falsa".

Osho, Vida, amor y risa
http://osho-maestro.blogspot.com/