7 oct. 2010

Es así como debe vivirse la vida. Los caminos, los senderos y los principios no deben trazarse de antemano

"Un día, leí una anécdota que me encantó:

Era primavera en las instalaciones de la Universidad de Columbia y por todas partes aparecieron los avisos de "No pise" sobre los prados recién sembrados. Los estudiantes hacían caso omiso de la advertencia y de las peticiones especiales e insistían en cruzar por el césped. El problema tomó un cariz bastante serio hasta que los funcionarios decidieron acudir a Dwight Eisenhower, quien era en ese momento el rector de la universidad.

- ¿Se han dado cuenta que el camino recto es el más rápido? -preguntó Eisenhower- ¿Por qué no identifican la ruta directa que los estudiantes tomarán de todas maneras y trazan los caminos por ahí?

Es así como debe vivirse la vida. Los caminos, los senderos y los principios no deben trazarse de antemano.

Déjate llevar. Fluyan con naturalidad y vayan trazando su camino. Se hace camino al andar. No tomen las grandes autopistas, las cuales están muertas. No hallarán nada en ellas. Ya todo ha sido despejado. Si siguen una superautopista, se apartarán de la naturaleza. La naturaleza no conoce caminos ni patrones fijos . Fluye de mil y una formas, siempre espontáneamente. Observen... siéntense en una playa y observen el mar. A cada segundo, se forman millones de ondas, cada una de ellas única y diferente. No podrán ver dos olas iguales, pues no siguen patrón alguno.

Ningún ser humano digno de serlo se someterá a patrones fijos.

La gente me pide: "Muéstranos el camino". Yo les digo: "No pidan eso. Solamente puedo mostrarles cómo andar -no puedo mostrarles el camino". Les pido que traten de ver la diferencia. Solamente puedo mostrarles cómo andar y cómo hacerlo con valentía. No puedo mostrarles el camino, porque "el camino" es para los cobardes que no saben cómo andar y viven paralizados. Quienes saben andar se internan en la espesura y abren sus propios caminos.

Y cada quien llega a la verdad a su manera. No es posible llegar a ella en masa, como una multitud. Es un andar solitario, absolutamente solitario.

Les enseño simplemente que sean ustedes mismos.Les es muy difícil comprenderme porque el miedo los induce a pedirme un patrón, una disciplina, un estilo, una forma de vida".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida