2 jul. 2016

Hay momentos en que la gente debería estar tan relajada, tan salvajemente relajada, que no tuviera que seguir ninguna formalidad.

          "Hay momentos en que la gente debería estar tan relajada, tan salvajemente relajada, que no tuviera que seguir ninguna formalidad.
          En una ocasión un gran emperador chino fue a ver a un gran maestro zen. El maestro zen se partía de risa en el suelo, y también reían sus discípulos...debía haber contado un chiste o algo por el estilo. El emperador se sintió abochornado. No podía creer lo que veía, ya que era un comportamiento muy maleducado; y no pudo contenerse de expresarlo de esa manera.
          - ¡Esto es una grosería! -le dijo-. No se espera algo así de un maestro como tú; ha de existir cierta etiqueta. Das vueltas en el suelo, riendo como un loco.
          El maestro observó al emperador. Éste tenía un  arco; en aquella época se solía portar arcos y flechas.
          - Dime una cosa -pidió el maestro- ¿Mantienes el arco siempre tensado, estirado, o también le permites que se relaje?
          - Si lo mantenemos siempre estirado -respondió el emperador-, perderá elasticidad, y entonces no será de ninguna utilidad. Hay que dejarlo relajado para que siempre que lo necesitemos tenga elasticidad.
          - Eso mismo estoy haciendo -repuso el maestro".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora
http://osho-maestro.blogspot.com/