31 jul. 2016

Las palabras en sí mismas son falsas; sólo adquieren significado cuando hay una verdad en el corazón del que provienen.

"Vives a través de las palabras y no de los hechos. Vives a través de símbolos y no de realidades... Las palabras son simbólicas. Nosotros les atribuimos un significado, pero las palabras no contienen realmente este significado.  Cuando alguien dice "¡Fuego!", no hay un fuego dentro de la palabra; es imposible. Cuando alguien dice "Dios", no hay un Dios ni una divinidad dentro de la palabra. Cuando alguien dice "amor", la palabra "amor" no es amor.

Si alguien te dice "te quiero", no te dejes engañar por las palabras. Sin embargo, lo harás, porque nadie observa la realidad; todo el mundo se centra en las palabras. Cuando alguien dice "te quiero", tú piensas: "Es verdad, me quiere". Pero acabas de caer en una trampa y tendrás problemas.

Observa la realidad que representa ese hombre o esa mujer. No te atengas a las palabras; atente a la realidad de esa persona. Debes estar conectado con la realidad de esa persona para saber si lo que ha dicho era tan solo una palabra, o si contenía algún mensaje. Cree en el mensaje pero no creas en las palabras; si no, tarde o temprano te llevarás una decepción. Hay tantos amantes decepcionados en el mundo... ¡el noventa por ciento! Y las palabras son las culpables. Creyeron en ellas y no vieron la realidad.

No dejes que las palabras te nublen la vista. Mantén los ojos limpios frente a las palabras. No permitas que las palabras se asienten en tus ojos y en tus oídos, o vivirás en un mundo falso.

Las palabras en sí mismas son falsas; sólo adquieren significado cuando hay una verdad en el corazón del que provienen".

OSHO, Confianza. Vivir espontáneamente y abiertos a la vida.
http://osho-maestro.blogspot.com/