26 nov. 2010

Cuando florezcas empezarás a compartir. Es inevitable. Cuando la flor se abra no habrá manera de retener su fragancia

"Yo le digo a mis seguidores: primero sed egoístas, absolutamente egoístas, floreced. Llega a tu florecimiento y esparce tu fragancia. Después compártelo con todos esos desafortunados que tienen tu mismo potencial, pero a los que la vida no les ha brindado la posibilidad de ir hacia dentro, de saborear su propia divinidad.

Soy contrario a todas las religiones, porque para mí todo lo que han hecho ha sido completamente inútil. Puedes usar palabras maravillosas, bellas frases, para ocultar una verdad horrible. Yo no quiero dedicarme a hacer nada que se parezca.

Os enseño a ser naturales, a aceptar vuestra naturalidad.

Hay algo que es indudable: cuando florezcas empezarás a compartir. Es inevitable. Cuando la flor se abra no habrá manera de retener su fragancia y mantenerla guardada. La fragancia se escapa. Se propaga en todas las direcciones. Por eso, primero llénate, cólmate. Primero, sé. Luego, la fragancia que emane de tu ser alcanzará a muchas personas. Y no será un servicio, sino la pura felicidad de compartir. Y nada te hará disfrutar tanto como compartir tu alegría".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad