6 nov. 2010

¿Qué dirá la gente cuando esté muerto?

"El deseo de exhibir es el deseo de una mente ignorante.

¿Por qué quieres exhibir? ¿Por qué quieres que la gente te conozca? ¿Cuál es la causa? ¿Y por qué haces que la exhibición sea algo tan importante en tu vida, que la gente piense que eres alguien muy significativo, importante, extraordinario? ¿Por qué?

Porque no tienes un Ser.

Sólo tienes un ego, un sustituto del Ser...

El ego depende de lo que la gente dice de ti: el ego se siente bien si la gente se siente bien contigo; si se sienten mal, el ego se siente mal. Si no te prestan ninguna atención, se retiran los apoyos; si mucha gente te presta atención, alimentan tu ego. Por eso se pide tanta atención continuamente...

Desde la infancia hasta el final, el día último de tu muerte, sigues pidiendo atención. Cuando una persona se está muriendo, la única idea que hay en su mente casi siempre es: "¿Qué dirá la gente cuando esté muerto? ¿Cuánta gente vendrá a decirme el último adiós? ¿Qué se publicará en los periódicos? ¿Escribirá algún editorial algún periódico?".

Estos son los pensamientos. Desde el principio mismo hasta el final miramos lo que dicen los demás. Es una profunda necesidad.

La atención es comida para el ego; sólo una persona que ha alcanzado el Ser abandona esa necesidad".

Osho, ...Y llovieron flores. Historias y enseñanzas zen