2 nov. 2010

Mis sannyasins tienen que ser antorchas ardientes moviéndose alrededor del mundo, para compartir su fuego con quien sea que esté listo

"Un sannyasin tiene que ser ambos:
la paz,
el silencio,
la luz,
las cualidades de su ser interior,
un rebelde contra toda la injusticia,
contra todo lo inhumano.
Pero con el propósito creativo...
para materializar el sueño
de una auténtica sociedad humana,
que le diera igual oportunidad a todos,
libertad a todos,
educación sin violencia,
educación que no sólo sea informativa,
sino también transformativa,
educación que le ayude a ser más individuo,
y haga que lo mejor en él florezca...
Mis sannyasins tienen que ser antorchas ardientes
moviéndose alrededor del mundo,
para compartir su fuego con quien sea que esté listo".

Osho, El rebelde. La sal de la tierra