5 mar. 2013

La vida es corta y el siguiente momento es tan incierto que tenemos que tomarnos cada momento como si fuese el último

     "No es asunto mío salvar el mundo. En primer lugar, nosotros no lo hemos creado. No es responsabilidad nuestra dónde vaya y qué le ocurra. Nuestra única responsabilidad, mientras estemos aquí, es vivir una vida de alegría, de amor, de felicidad. Mientras estemos aquí, nuestra responsabilidad es saber quiénes somos y de qué va toda esta vida.
     Y el milagro es que haciendo eso, ya estás cambiando el mundo... No tienes ni una vaga concepción de cambiar el mundo y hacerlo como tú quieres. Sencillamente vives tu vida, de la que eres el maestro. Intentas vivir lo más intensa y plenamente que puedes, porque la vida es corta y el siguiente momento es tan incierto que tenemos que tomarnos cada momento como si fuese el último.
     Como si fuese el último momento, la idea en sí te transformará. Entonces no es necesario tener envidia, ni estar enfadado. En el último momento de la vida, ¿quién quiere estar enfadado, envidiando, triste y desdichado? En el último momento de la vida, como es natural, todas las quejas y lamentaciones sobre la vida desaparecen. Si te tomas cada momento como el último, como debería ser,  ya que el siguiente es incierto, te estás cambiando a ti mismo; y tu cambio será contagioso. Puede cambiar el mundo entero, aunque nunca haya sido tu intención.
     Ésta es mi forma de cambiar el mundo sin ser agresivo".

Osho, Poder, política y cambio. ¿Qué puedo hacer para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor?
http://osho-maestro.blogspot.com/