25 mar. 2013

No hay más alquimia que la religión para transformar la desdicha

     "Por lo general, decimos que nuestros problemas los causan los demás; los éxitos, sin embargo, los conseguimos nosotros. Los fracasos se deben a que otros han interferido, pero todo lo que nos sale bien es logro nuestro. Es una forma de pensar totalmente equivocada. Lo que ocurre en tu vida forma parte de la cadena de tus acciones, forma parte de tu karma. Eres el responsable de todo el bien y todo el mal de tu vida, de lo que te es favorable y desfavorable, de las flores y las espinas. El día que una persona asume y experimenta la responsabilidad total de sí misma, empieza a producirse una transformación en su interior.
     Mientras culpes a los demás, no puede haber transformación alguna. Si los demás son la causa de tu desdicha ¿qué puedes hacer tú? Hasta que los demás no cambien, tu desdicha continuará, ¿no?. Pues ¿cómo vas a cambiar a los demás?  No tienes manera de hacerlo, así que tendrás que seguir sufriendo... No hay más alquimia que la religión para transformar la desdicha".

Osho, El verdadero nombre. La melodía de la existencia
http://osho-maestro.blogspot.com/