26 mar. 2013

Una persona realmente feliz no come mucho

Pregunta:
Odio tener exceso de peso pero no puedo perder peso por mucho tiempo a pesar de todas las dietas que he probado.

Respuesta de Osho:
     "Tienes una idea muy perfeccionista acerca de cómo debería ser el cuerpo. Tienes un objetivo  muy definido, y como no alcanzas ese objetivo tan definido no puedes aceptarte a ti mismo y sientes rechazo. Y a partir de ese rechazo te sientes miserable.
     Simplemente destruye esos objetivos y esas ideas: esos ideales e ideas que conservas en tu mente acerca de cómo deberían ser las cosas, cómo deberías ser tú. ¡Suéltalas! Y nada se pierde, nada falta; tu energía puede así comenzar a fluir. Cuando vivas el momento tu cuerpo comenzará a perder peso. Es el continuo antagonismo con el cuerpo lo que produce que esté grueso, porque cuando estás continuamente en contra del cuerpo, el cuerpo se siente inseguro y es desde su inseguridad que no para de comer.
     Es como un bebé que no confía en su madre. Si el bebé no puede confiar en su madre, una vez que está en el pecho de la madre no lo abandonará porque no puede confiar; no sabe cuándo tendrá el pecho otra vez. No tiene la certeza, no puede sentirse seguro en él, de modo que se aferra. Seguirá bebiendo tanto como pueda. Se atiborrará porque el futuro es incierto. Cuando el bebé sabe que la madre le ama y sabe que la madre estará accesible... no se preocupará de atiborrarse. Podrá descansar, podrá comer tanto como necesite en ese momento, no hay necesidad de acaparar.
     De hecho, la gordura es acaparamiento; uno acapara porque el futuro es incierto...
     Lo que estoy diciendo es que ahora la comida está al alcance, una comida buena, bien nutritiva; no hay necesidad física de comer de más, pero ahora es la inseguridad psicológica lo que dispara el mecanismo corporal y el cuerpo comienza a sentirse inseguro. Él sólo conoce una manera de evitar la inseguridad, y es comer más, no parar de comer y atiborrarse. Se convierte en una ocupación.
     ¡Suelta los ideales!  No hay nada que tengas que mejorar; eres perfectamente bello tal como eres. ¡Y comienza a vivir ahora!, en vez de pensar que vivirás en el futuro, cuando seas perfecto, cuando seas así y asá, que vivirás cuando hayas alcanzado cierto estándar según tu mentalidad... Pero la vida está aquí y ahora y se desliza entre tus dedos. Mañana hay muerte, sólo hoy hay vida... siempre es hoy.
     Comienza a vivir y comienza a disfrutar. Cuanto más disfrutes, menos comerás. Una persona realmente feliz no come mucho. Es desde la miseria, desde el dolor, desde el vacío, desde la ausencia de sentido que uno quiere aferrarse a algo; a la comida, que al menos es algo.
     El cuerpo ha acumulado mucha sabiduría... Si comes demasiado el cuerpo dice: "¡Alto!". La mente no es sabia. La mente dice: "Sabe bien; un poco más". Y si escuchas a la mente, entonces la mente se torna destructiva para el cuerpo de un modo u otro... Escucha al cuerpo. Cuando el cuerpo diga "hambre", come. Cuando el cuerpo diga "alto", detente...
     Si permites que el cuerpo se exprese te estarás moviendo por la senda correcta... Y esto es así no sólo con la alimentación; esto es así  con todo en la vida.  Tu sexo va mal debido a tu mente; tu estómago va mal debido a tu mente. Estás interfiriendo con el cuerpo. ¡No interfieras! Aunque sólo puedas hacerlo durante tres meses, no interfieras; y de pronto estarás muy saludable y un gran bienestar descenderá sobre ti".

Osho, De la medicación a la meditación
http://osho-maestro.blogspot.com/