23 may. 2009

Estamos más preparados para sufrir que para gozar

"Saraha dice: Estáte disponible al gozo de dondequiera que venga. Nunca lo rehuses. No lo condenes. ¿Qué sucede cuando es del cuerpo? Entonces Dios está llamando a tu cuerpo. Cuando estás comiendo y sientes cierto gozo, disfrutas de tu comida, es Dios; te lo estás tragando. Cuando tomas la mano de una mujer o de un hombre o de un amigo o de cualquiera, con mucho amor y hay una emoción en la energía de tu cuerpo, una danza, una profunda danza en la energía de tu cuerpo; cuando estás conmocionado; algo como la electricidad vibra, se renueva, te rejuvenece, algo que te hace estar tan vivo como nunca antes lo has estado; es gozo, es Dios viniendo a través del cuerpo. Escuchando música te sientes inmensamente feliz, es gozo a través de la mente. Mirando una flor sin tocarla y sin juicio, llega un momento en el que hay éxtasis; sutil, silencioso, de una profunda bendición. Todas son diferentes manifestaciones del gozo.

"Gozo" es una de las palabras más hermosas de la lengua. Cubre todos los campos de todas las clases de felicidad. El Tantra dice que lo primero es estar disponible al gozo. Te sorprenderás: ¿por qué esta insistencia? ¿No estamos disponibles para el gozo? Sí, es triste decirlo, pero así es: no lo estás. Nadie lo está. Somos más receptivos al sufrimiento; estamos más preparados para sufrir que para gozar; estamos más disponibles para la desdicha que para el gozo. Hay algo muy importante en todo esto.

El gozo se lleva lejos tu ego, y la desdicha te da un ego muy fuerte. La desdicha crea el ego, y el gozo lo hace desaparecer. Cualquier momento de gozo, y tú te pierdes en él... Cuando eres desgraciado, tú eres; cuando estás lleno de gozo, desapareces.

Así que déjame repetir. Estamos más disponibles al sufrimiento, a la miseria, a la tristeza y a la infelicidad porque somos egoístas. Creamos una vida sin gozo alrededor de nosotros mismos. Convertimos todas las oportunidades de gozo en tristeza porque esa es la única posibilidad para que el ego exista. El ego sólo puede existir en el infierno. En el cielo no puede existir el ego...

Cuando estás sin ego, tú eres el cielo. Cuando está lleno de ego eres el infierno".

Osho, La transformación tántrica
http://osho-maestro.blogspot.com/