11 may. 2009

Preocuparse acerca de lo imposible se convierte en demencia

"Y quien se preocupa de cosas imposibles nunca podrá liberarse de la preocupación.

Preocuparse acerca de lo imposible se convierte en demencia... Cualquiera que quiera salvar del cambio al mundo cambiante es que quiere lo imposible. El ser humano se torna demente al tropezar contra las orillas de los deseos imposibles.

Recuerdo un incidente de la vida de Sócrates. Cuando éste estaba muriendo, le preguntó Cretón, uno de sus amigos:

- Estás a punto de morir pero no pareces preocupado ni afectado.

Sócrates contestó:

- No estoy preocupado ni afectado, porque si fuese a acabar tras mi muerte no habría razón para preocuparse, y si sobrevivo, ¿de qué debería preocuparme? ¿Quién estará ahí para saber si he muerto y sufrir por ello? Si acabo aquí, no habrá nadie que lo sepa, y habré muerto. No quedará nadie para ser consciente de que existí, de que hubo alguien llamado Sócrates. Así que no hay razón para preocuparse. Y si no muero, si no muero ni siquiera tras la muerte, ¿entonces de qué me he de preocupar?

Sólo hay dos posibilidades: o acabo aquí o no acabo. No hay más. Por eso no estoy preocupado".

Osho, Guerra y paz interiores
http://osho-maestro.blogspot.com/