22 may. 2009

La vida no es una interrogación, un problema que haya que resolver, sino un misterio en el que uno se tiene que disolver

"Yo te invito a entrar conmigo
en los espacios más íntimos de este loco, de Kabir.
Es cierto, él estaba loco,
todas las personas religiosas lo están.
Locos porque no confían en la razón.
Locos porque aman la vida.
Locos porque pueden cantar y bailar.
Locos porque para ellos
la vida no es una interrogación,
un problema que haya que resolver,
sino un misterio en el que uno se tiene que disolver".

Osho, Encuentros con personas notables
http://osho-maestro.blogspot.com/