8 jul. 2017

Recuerda tu cualidad de anfitrión...Esa cualidad de anfitrión es la conciencia que testifica.

"Tú no eres lo que has estado pensando, sintiendo, imaginando, proyectando. Lo que eres es simplemente el hecho de ser consciente. Ocurra lo que ocurra, tú sigues siendo únicamente la conciencia. Tú eres conciencia... Aunque niegues y arrojes fuera de ti todo lo demás, la conciencia sigue siendo el sustrato último, la base última. No es posible negarla ni disociarte de ella.

De modo que este es el proceso: aquello que no puede ser arrojado ni separado de ti, es tú, y aquello que puede ser separado, tú no eres. Por ejemplo, el dolor está ahí; un momento después puede no seguir ahí, sin embargo, tú estarás. La felicidad viene y va; ha sido y dejará de ser, pero tú serás. El cuerpo es joven, después el cuerpo se hace viejo... Todo lo demás viene y va; los invitados llegan y se marchan, pero el anfitrión permanece igual...

Recuerda tu cualidad de anfitrión. Esa cualidad es la conciencia. Esa cualidad de anfitrión es la conciencia que testifica...

Una vez que conozcas el alma testigo, nunca serás el mismo. El mundo entero desaparece, y tú eres transmutado en una nueva dimensión de dicha.

La identificación es desdicha, la no-identificación es dicha.

Enamorarse y odiar con el invitado es desdicha. Trascenderlos y estar centrado en uno mismo es dicha".

Osho, Upanishads, su historia y enseñanzas