9 ene. 2014

Cada ser humano es un florecimiento distinto y tú no te puedes comparar con ninguna otra persona.

"Y no tiene nada de malo ser uno mismo. 
El problema surge porque no haces más que comparar. 
¿Para qué sirve comparar? 
Cada individuo es tan único que no tiene sentido comparar. 
La comparación sólo es posible si todo el mundo es como todo el mundo. 
No comparas una rosa con un loto, 
no tiene sentido, 
una rosa es una rosa y un loto es un loto. 
Cada ser humano es un florecimiento distinto 
y tú no te puedes comparar con ninguna otra persona. 
Así que deja de comparar y disfruta mientras estés aquí. 
¿Para qué perder el tiempo?".

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/