15 ene. 2014

Gracias a las tormentas, uno crece.

He dejado de juzgar.

Respuesta de Osho:
          "Sí, deja de juzgar y de crear falsas seguridades a tu alrededor, porque todas ellas forman parte de tu prisión. ¡Vive una vida abierta!
          Por supuesto, sé que tienes miedo a la vida abierta. Vives como si estuvieras a la intemperie. Nadie sabe cuándo lloverá, además no tienes paraguas, no tienes nada que te proteja. Uno vive a merced del azar de las fuerzas de la naturaleza. Pero en eso consiste la vida y, gracias a las tormentas, uno crece.
          Poco a poco dejas de desear una vida cómoda, porque entiendes que incluso en medio de la más furibunda tormenta hay algo en tu interior que permanece intacto, el centro del ciclón. Una vez que te des cuenta de que la tormenta te rodea y de que justo en el medio de ella está el centro, totalmente pacífico, lo habrás entendido.
          Entonces no habrá ningún problema, no habrá miedo, no habrá muerte, porque tu vida se habrá vuelto tan viva que la muerte se disolverá en ella. Ahora incluso la muerte será bella, así que no tengas miedo. Sólo tienes que dar unos cuantos pasos y el miedo desaparecerá por sí solo. Bien".

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/