6 ene. 2014

Si escuchar es tu totalidad, esa escucha se volverá una meditación

     "Si puedes poner toda tu consciencia en algo, se volverá una fuerza transformadora. La transformación sucede cuando estás enteramente en algo..., en cualquier cosa. Pero es difícil, porque dondequiera que estamos, sólo estamos ahí en parte, nunca enteramente.
     Estás aquí escuchándome. Esta misma escucha puede volverse una transformación. Si estás aquí enteramente, aquí y ahora este mismo momento, si escuchar es tu totalidad, esa escucha se volverá una meditación. Entrarás en un ámbito diferente de éxtasis, una realidad separada. Pero no estás enteramente. Ése es el problema con la mente humana: siempre es parcial. Una parte está escuchando; puede que otras partes estén en algún otro sitio, o puede que estén dormidas, o puede que estén pensando en lo que se está diciendo, o discutiendo por dentro. Eso crea una división y la división es un despilfarro de energía. Así es que, cuando estés haciendo algo, pon todo tu ser en ello. Cuando no estás inhibiendo nada, cuando ni siquiera una pequeña parte está separada, cuando has dado un salto, total, entero, todo tu ser ha entrado en él..., entonces cualquier acto se vuelve meditativo.
     Se cuenta que un día Rinzai estaba trabajando en su jardín  --Rinzai era un maestro Zen--  y se le acercó alguien. El hombre había venido a hacer algunas preguntas filosóficas. Era un buscador filosófico. No sabía que el hombre que estaba trabajando en el jardín era el propio Rinzai.  Pensó que debía de ser un jardinero, un sirviente, así que preguntó: "¿Dónde está Rinzai?".
     Rinzai dijo: "Rinzai siempre está aquí".  Por supuesto, el hombre pensó que parecía que este jardinero estaba loco, porque dijo que Rinzai siempre estaba aquí. De modo que pensó que no estaría bien volverle a preguntar algo a este hombre, y se apartó para preguntarle a algún  otro.  Rinzai dijo: "No vayas a ninguna parte, porque no le encontrarás en ninguna parte. Siempre está aquí".  Pero el hombre se escapó de este loco.
     Enonces preguntó a otros, y le dijeron: "El primer hombre con quien te encontraste es Rinzai".
     Así que volvió y dijo: "Perdóname, lo siento, pensé que estabas loco. He venido a indagar acerca de algo. Quiero saber qué es la verdad. ¿Qué debo hacer para saberlo?".
     Rinzai dijo: "Haz lo que quieras, pero hazlo totalmente".
     Lo importante no es lo que hagas; eso es irrelevante. Lo importante es que lo hagas totalmente.
     "Por ejemplo", dijo Rinzai,  "cuando estoy cavando este agujero en la tierra, mi totalidad está en el acto de cavar. No queda fuera nada de Rinzai.  La totalidad está en la cavada. En realidad,  no queda nadie que cave; sólo queda la cavada. Si queda el que cava, entonces estás dividido".
     Me estás escuchando. Si queda el que escucha, entonces no eres total. Si sólo hay la escucha y no queda nadie que escucha, entonces eres total, aquí y ahora. Entonces este mismo momento se vuelve una meditación".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/