4 oct. 2016

Deberías repartir tu felicidad, tu silencio y tus risas entre todas las personas que conozcas. Es el mejor regalo que puedas dar a tus amigos, a tus compañeros, a tu pareja, a tus hijos.

"Me gustaría que,  
al menos mi gente, 
no perdiera el tiempo posponiendo su propio crecimiento,
porque los políticos están absolutamente dispuestos a destruirse unos a otros, 
a destruirlo todo. 
Su ansia de poder ha llegado a su cénit. 
Antes de que consigan provocar un  suicidio global, 
al menos deberías saber que dios está dentro de ti.

Deberías repartir tu felicidad, 
tu silencio 
y tus risas 
entre todas las personas que conozcas. 
Es el mejor regalo que puedas dar a tus amigos, 
a tus compañeros, 
a tu pareja, 
a tus hijos.

Hay muy poco tiempo 
y un enorme trabajo por hacer, 
pero si eres valiente aceptarás el reto".

OSHO, Una nueva arca de Noé