28 oct. 2016

El meditador es aquel que profundiza en su propia soledad, sabiendo que nace solo, que morirá solo, y que en lo profundo de su ser está viviendo solo.

“Estar solo y en silencio son dos aspectos de una misma experiencia, dos caras de la misma moneda. Para experimentar el silencio tienes que entrar en tu más profunda soledad. Ahí  está el silencio.

Naces solo, mueres solo. Entre estas dos realidades creamos mil y una ilusiones de estar unidos; toda clase de relaciones, amigos y enemigos, amores y odios, nacionalidades, razas, religiones... Creamos toda clase de alucinaciones para evitar un hecho: estamos solos. Pero hagamos lo que hagamos, la verdad no puede cambiarse. Es así, y en lugar de intentar escapar de ella, es mejor que disfrutemos con ella.

Disfrutar de tu propia soledad es el propósito de la meditación. El meditador es  aquel que profundiza en su propia soledad, sabiendo que nace solo, que morirá solo, y que en lo profundo de su ser está viviendo solo. Luego, ¿Por qué no experimentar en qué consiste esta soledad? Esta es nuestra verdadera naturaleza, nuestro verdadero ser”.

Osho, The Sound of One Hand Clapping