22 oct. 2016

El miedo puede volverse anormal. Puede hacerse patológico. Entonces tienes miedo de cosas por las cuales no hay que tener miedo.

“El miedo es natural, la culpa es una creación de los sacerdotes. La culpa está hecha por el hombre. El miedo es inherente, y es muy esencial. Sin el miedo no serás capaz de sobrevivir en  absoluto. El miedo es normal. Es debido al miedo que no pondrás tus manos en el fuego. Es debido al miedo que caminarás por la derecha o por la izquierda, sea cual sea la ley del país. Es debido al miedo que evitarás el veneno. Es debido al miedo que cuando el conductor del camión suena el claxon, tú te quitas del camino.

Si el niño no tiene miedo, no hay posibilidad siquiera de que sobreviva. Su miedo es una medida de protección de vida. Pero debido a esta tendencia natural de protegerse uno mismo --y no hay nada de malo en ello-- tienes el derecho de protegerte a ti mismo. Tienes una vida tan preciada que proteger, y el miedo simplemente te ayuda. El miedo es inteligencia. Sólo los idiotas no tienen miedo, los imbéciles no tienen miedo; por ello tienes que proteger a los idiotas, de otra forma se quemarán a sí mismos o saltarán  de un edificio, o se lanzarán al mar sin saber nadar o pueden comerse una serpiente… ¡o hacer cualquier cosa!

El miedo es inteligencia –así que cuando ves una serpiente cruzando el camino, te apartas de su camino. No es cobardía, es simple inteligencia. Pero hay dos posibilidades…

El miedo puede volverse anormal. Puede hacerse patológico. Entonces tienes miedo de cosas por las cuales no hay que tener miedo –aunque puedes encontrar argumentos incluso para tu miedo anormal. Por ejemplo, alguien tiene miedo de entrar a una casa. Lógicamente no puedes probar que está equivocado. Él dice: "¿Cuál es la garantía de que tu casa no se caerá?".

Ahora bien, se sabe que las casas se caen, así que esta casa también puede caerse. Personas han sido machacadas por casas que se caen. Nadie puede dar una garantía absoluta de que esta casa no va a caerse –puede ocurrir un terremoto- ¡ todo es posible! Otro hombre tiene miedo: no puede viajar porque hay accidentes de tren. Alguien más tiene miedo: no puede entrar a un coche, hay accidentes de coche. Y alguien más tiene miedo de los aviones…

El miedo puede volverse anormal, entonces es patológico. Y debido a esta posibilidad, los sacerdotes lo han usado, los políticos lo han usado. Todo tipo de opresores lo han usado. Lo hacen patológico, y entonces se hace muy simple explotarte. Los sacerdotes te hacen temer el infierno. Sólo mira en las escrituras, con cuánto disfrute representan todas las torturas, con verdadero gran placer. Las escrituras describen en detalle, con gran detalle, todas y cada una de las torturas”.

Osho, The Dhammapada: The Way of the Buddha